La Confitería Las Violetas pone en valor sus exquisitos vitrales

La restauradora Paula Farina Ruiz explicó en detalle de qué se trata el trabajo



Los vitrales de la tradicional confitería Las Violetas se encuentran en una primera etapa de restauración. El trabajo está a cargo de la especialista Paula Farina Ruiz.

 

“El vitral estaba bien mantenido, pero había paños que el viento hizo que se fueran deteriorando y moviendo. Antes de correr el riesgo de que se caigan o que se rompan se hace esta restauración, que es preventiva”, explicó la especialista al programa “Urbanos” en Radio Arinfo.

 

El trabajo de restauración incluye un estudio para hacer una propuesta para la restauración completa de todos los vitrales.

 

Los de Las Violetas son vitrales realizados entre 1940 y 1945. Se hicieron en Estruch, el taller más importante de vitrales de Argentina. 

 

José Estruch fue un artista y pintor catalán que se hizo muy famoso en el país con sus más de 700 trabajos distribuidos entre iglesias, catedrales y edificios privados. 

 

“Es un trabajo exquisito, no muy común de verse acá”, recalcó Farina Ruiz.

 

La restauradora detalló paso a paso cómo se está realizando la restauración del vitral de Las Violetas: “Primero, se hizo el desmontaje de los tres paños, que fue complicado porque lo paños estaban muy débiles y se podían caer las piezas. Una vez concluido ese paso, se colocaron en cajas especiales para ser trasladados al taller. Allí comenzó parte de la documentación y fotografía previa. Luego se sacó la red de plomo y se hizo una limpieza de cada una de las piezas”.

 

“Como el vitral es un bien patrimonial, no se cambian las piezas: se conservan siempre las originales para resguardar la estética. Por pedido especial, debimos rehacer cuatro piezas para reemplazar a otras. Estamos probando los colores para que queden iguales”, continuó y precisó que ya han realizado más de treinta intentos.

 

Farina Ruiz agregó que, al terminar, se armará nuevamente todo el paño del vitral, con cada pieza en su lugar, las cuales previamente habían sido numeradas e identificadas en un paño testigo). El objetivo es que cada una vuelva exactamente a su lugar, sin ser rotada o girada.

 

Mientras dure el trabajo, Las Violetas tiene un policarbonato con un vinilo con la imagen original del vitral. Por eso, no se nota la falta de los paños. “ A lo lejos, se mantiene la armonía de esas ventanas que son tan llamativas”, aseguró la restauradora. 

 

Se prevé que para mediados de septiembre se van a colocar nuevamente los paños del vitral. También se entregará la documentación y el informe del paso a paso sobre lo que se hizo con los vitrales.

 

“La gente está pidiendo que los edificios se mantengan, que no se caigan, que se respeten, que se expropien para mantenerse con su misma función. Eso hace que veamos que se estén restaurando. Yo creo que ahora hay que dejar de restaurar y empezar a conservar, que es mejor”, finalizó la vitralista desde los micrófonos de Radio Arinfo.

 

 

 

 


Escuchá “Urbanos” los viernes de 19 a 20 hs. por www.arinfo.com.ar


 
Comentarios
Enviá tu Comentario