El Mirador Waikiki de Mar del Plata apuesta a la sustentabilidad

El arquitecto Homero González Sangorrín repasó la historia de esta emblemática construcción y anticipó los cambios que se vienen



El Mirador Waikiki es el nombre popular con el que se conoce el proyecto arquitectónico ubicado en la Cantera 4 y Cantera 5 de Mar del Plata.  

 

“En los años 80’, la bahía de Puerto Mogotes se urbanizó y ganó en servicios, pero el primitivo paisaje natural se perdió con obras de tanto volumen cementicio. Cuando en el 2000 se hizo la primera propuesta, pensé que sería bueno inspirarse en los balnearios de madera originales de la ciudad y tener una especie de tributo nostálgico a las viejas ramblas, es decir, un balneario que se despegue de la arquitectura moderna y cementicia vecina”, contó el arquitecto Homero González Sangorrín, responsable del proyecto, al programa “urbanos” en Radio Arinfo

 

En aquel momento, el cliente que le solicitó el trabajo quería “un objeto arquitectónico emblemático e icónico”.

 

Entonces, González Sangorrín viajó a Estados Unidos para ver los sistemas constructivos actuales de madera. Al volver, se sumergió en el Museo Mitre de Mar del Plata para consultar diarios y revistas viejas, con fotos de las diferentes ramblas. “Quería hacer un homenaje a lo que fue”, comentó.

 

Así, el arquitecto creó un edificio de forma octogonal, con visuales a 360°. Tiene también un brazo, que hoy es museo de surf. En la actualidad, el Mirador Waikiki tiene una sumatoria de ofertas culturales, con una propuesta gastronómica y de entretenimientos.

 

Lo que se viene en el espacio es una apuesta a una postura ecológica y sustentable, siempre basándose en la temática del surf. 

 

“Queremos generar barrancas cubiertas con césped, por dentro con una estructura de hormigón, para que los autos se escondan y que desde el paseo superior no se vean sus techos, sino el paisaje con pastizales, la naturaleza y la línea de horizonte con el edificio como protagonista”, explicó González Sangorrín.

 

Para aprovechar la fluidez de vientos, la idea es tener molinos eólicos insonoros y generar energía para distintos usos. Habrá placas voltaicas disimuladas en la barranca con arboledas. También se recolectará agua de lluvia, la cual se filtrará y se reciclará para usarla en los servicios del balneario.

 

En el futuro habrá dormitorios disimulados en la barranca, ocultos entre el césped, con ventanales para pasar un fin de semana en contacto con el agua y con la naturaleza. 



“La idea es volver al contacto natural y contemplativo que siempre tuvo este accidente costero”, finalizó González Sangorrín desde los micrófonos de Radio Arinfo.

Escuchá “Urbanos” los viernes de 19 a 20 hs. por www.arinfo.com.ar


 
Comentarios
Enviá tu Comentario