Flor Vijnovich y su amor por el folklore

La bailarina y docente repasó su carrera artística y habló de la escuela de danza “Folklore pies a cabeza”



El vínculo entre Flor Vijnovich y el folklore proviene de una rica historia familiar. Su abuelo materno era bailarín: del campo llegó a Buenos Aires, donde comenzó a trabajar como profesor de folklore dando clases en peñas. Años más tarde, su madre siguió el mismo recorrido. Pero, en cierto momento de la vida, ambos dejaron la actividad.

 

“De pequeña siempre me gustó la danza, pero no necesariamente el folklore. También me gustaba mucho el arte, el teatro y la música. Alrededor de los 15 años en La Casona de Humahuaca se hacían cortes de calle. Era el año 2001 y venían grupos de rock, de tango y de folklore. Ahí vi bailar una chacarera y me conmovió profundamente. Sentí que había algo de lo mío, del ser latinoamericano. Ahí fui a mi casa y le dije a mi mamá que me enseñara a bailar folklore”, contó Vijnovich al programa “Voces del Sur” en Radio Arinfo.

 

La joven empezó a cursar un taller en la Casa de Jujuy y allí le empezaron a interesar las danzas andinas. Con ese grupo bailó en la Feria de Mataderos, en plazas y hasta en el Congreso. 

 

Además, Vijnovich es maestra. Desde los 14 años que trabaja en villas dando clases. 

 

“Siempre la docencia y el estar con personas me interpelaba mucho. Cuando empecé a bailar, mis compañeros y amigos me pedían que les diera clases. Así empezó, a pedido”, comentó. 

 

Así nació “Folklore pies a cabeza”, una escuela de danza folklórica que funciona de manera nómade en diferentes espacios de la Ciudad de Buenos Aires, en barrios como Almagro, Villa Crespo y Caballito. 

 

“El nombre surgió de la nada. Es una mirada holística: con el cuerpo, con el espíritu, con el alma, con el pensamiento, con el movimiento, con el ser latinamericanos. Se trata de contextualizar dónde estamos danzando”, señaló Vijnovich. 

 

Hoy son entre seis y siete profesores. Dan clases para distintos niveles, pero también hacen seminarios y eventos. Una vez por mes hacen clases abiertas en espacios públicos como Parque Centenario, Agronomía o Plaza Irlanda. 

 

“Buscamos usar la danza como encuentro, como un método de comunicación con otra persona”, finalizó la profesora de folklore desde los micrófonos de Radio Arinfo. 

Escuchá “Voces del sur” los lunes a las 20 por www.arinfo.com.ar


 
Comentarios
Enviá tu Comentario