Qué es la Terapia Hortícola: la vuelta a la naturaleza como llave para sanar

La psicóloga Andrea Súcari explicó de qué se trata esta técnica que apuesta a revalorizar el verde



La Terapia Hortícola es una alternativa para abordar las problemáticas actuales que abordamos los seres humanos.

 

“Los humanos vivimos siglos y siglos en la naturaleza, pero lo tenemos un poco olvidado. Vivimos en estas mega ciudades hace más de 200 años, pero hace mucho más que estamos en la tierra. Antes vivimos súper conectados con la naturaleza, fuimos creados y criados en ella. La vida citadina nos llevó a muchas enfermedades y problemáticas por déficit de naturaleza. Hicimos un corte abrupto con ella, creyéndonos omnipotentes y dioses. Sin embargo, el único ser en la tierra que genera el oxígeno que sostiene la vida de animales y humanos son las plantas”, planteó Andrea Súcari, fundadora y directora de la Asociación Argentina de Terapia Hortícola, en diálogo con “Otro giro del caleidoscopio” en Radio Arinfo.

 

En ese sentido, la psicóloga, jardinera y profesora de yoga agregó: “Los humanos necesitamos del verde y de las plantas desde la respiración. Esto está tapado y olvidado porque nos pone en un lugar de dependencia e impotencia. Eso nos da cierto temor”.

 

“Los humanos en la ciudad vamos perdiendo percepciones, sentidos. Todo lo que utilizamos es la vista: cerramos el olfato por los malo olores, tratamos de no oír tanto barullo. El ambiente de la naturaleza nos vuelve a la humanidad. El humano tiene que relacionarse a través de sus sentidos, que hoy están atrofiados y cerrados. Nos encontramos con una vida de tanto dolor que vamos metiéndonos para adentro y así empiezan las enfermedades”, planteó Súcari.

 

Asimismo, desde los micrófonos de Radio Arinfo, recalcó: “En la naturaleza todo es agradable, todo es bello”.


Escuchá "Otro giro del caleidoscopio" los martes de 16 a 17 horas por www.arinfo.com.ar


 
Comentarios
Enviá tu Comentario
 

Escuchá el audio

Otro giro del caleidoscopio

Producción y conducción: Susana Abelson y Elsa Scopazzo