Adriana Salgueiro: “Las décadas de los 80’ y 90’ fueron gloriosas para mí”

La reconocida ex modelo, actriz y conductora habló de su trayectoria profesional. Reveló cómo fue la única vez que se puso botox en la cara



“Estoy muy activa”. Con esas palabras, la reconocida actriz y conductora Adriana Salgueiro habló de su presente laboral. Recientemente, terminó la gira de la obra “Mujeres de Ceniza” y está con un proyecto para filmar una película.

Además, hace radio en Rivadavia junto a Luis Ventura. “Me divierto mucho, no pretendo ser periodista, sino darles un espacio a los actores para que puedan hablar de su trabajo”, dijo sobre su labor frente a los micrófonos.

Durante el verano hizo temporada con la obra “Mi mujer se llama Mauricio” y, sobre esa experiencia, contó al programa “Arte off” en Radio ArinfoPlay: “La pasamos muy bien, nos divertimos mucho y la gente se iba muy contenta, hablando maravillas. Fue una obra fantástica”.

Sobre sus 43 años de trabajo ininterrumpido, reflexionó: “Tuve altibajos, como todo el mundo. Algunas cosas buenas, con éxito y otras no tanto. Trabajé en otros lugares del país como Mendoza, Rosario, Santa Fe”.

“Hoy me subo a un taxi y me preguntan por qué no trabajo más. ¡Porque no estoy en televisión piensan que no trabajo más!”, se rió.

Salgueiro es recordada por muchos por sus actuaciones en las películas de Olmedo y en programas históricos de la TV argentina como “Mesa de noticias”. “Aproveché las décadas de los 80’ y 90’. Fueron gloriosas para mí. Tuve la oportunidad de trabajar con la gente importante, que ha quedado en la historia de la TV y del cine argentino. Son referentes de los cuales aprendí un montón. Era gente icónica que quedó para siempre. Los grandes del humor son de esa época”, valoró.

Finalmente, habló de los estándares de belleza que se les imponen a las mujeres, sobre todo, en el mundo del espectáculo y reveló que una sola vez se puso botox en la cara.

“Me causó gracia porque con los años la gravedad hace lo suyo. Sentía que se me habían caído los párpados y que había arruguitas. El botox lleva como tres días hasta que hace efecto. A los pocos días que me lo puse, tenía a los ojos gigantes y estaba maravillosa, pero no tenía un solo gesto. Me asusté. Si yo trabajo con la cara, no puedo no tener gestos: quería llorar y no se me cerraban los ojos. Me dan ganas de hacerme cosas, pero tocarme la cara me da miedo”, reconoció desde los micrófonos de Radio ArinfoPlay.

Escuchá "Arte Off" los viernes de 13 a 14 hs. por www.arinfoplay.com.ar


 
Comentarios
Enviá tu Comentario