Articulos y Entrevistas

Todos los dias subimos artículos en base al material que generan nuestros programas.

Blog

El desafío de enseñar matemática en la escuela secundaria

Una docente repasa las metodologías que se aplican en clase y cómo incide el uso de las nuevas tecnologías




A la matemática siempre la rodeó un gran mito ya que frecuentemente se la presentó como la materia más difícil de la escuela secundaria. Es por eso que enseñar esta ciencia exacta es un gran desafío para los docentes.

“Cuando comenzamos con la matemática en primer año, hay de todo. Hay chicos que vienen de hacer un gran primario y arrancan con un nivel espectacular, y hay otros chicos que están muy desnivelados. Hay muchísimas diferencias. Depende de qué colegio vengan y de la predisposición personal que tiene cada uno: un alumno puede tener una buena base y no gustarle la materia. Es por eso que antes de primer año hacemos un curso de nivelación para que tengan los conceptos básicos y necesarios frescos. La idea es que entren a primer año sin ningún dificultad”, contó la profesora Silvina de Pablo.

En esa línea, aseguró que, con la nivelación, se pueden advertir los cambios: “Algunos son muy significativos, pero la idea es que se vayan nivelando. A veces es difícil volver al principio por una cuestión de tiempo, pero se puede trabajar. Los chicos trabajan en grupo y son solidarios. Así se logran buenos resultados”

La docente aseguró que “la matemática evolucionó” y que eso debe tenerse en cuenta a la hora de evaluar las metodologías y estrategias de enseñanza: “Hay libros muy interesantes y muy piolas, con los que los chicos se enganchan. Tratamos de trabajar mucho el para qué, ver que la matemática está en todos lados. Hacer una compra en un kiosco, por ejemplo, implica una operación matemática. Es decir, que esta se refleja en los hechos cotidianos. Planteamos situaciones problemáticas que tienen que ver con cosas de ellos, de todos los días. Trataremos de llegarles a los alumnos así”.

“Una no puede pretender que todos los chicos sean perfectos en la materia, pero se pueden evaluar muchas cosas más. No es lo mismo el que no hace nada porque no quiere, que el que uno ve que tiene muchas dificultades, pero se esfuerza, se esmera y trata de participar. Eso también se evalúa y se suma al momento de definir una materia”, aseguró De Pablo en diálogo con “Aprendemos juntos” por Radio Arinfo.

Al ser consultada sobre cómo ve el uso de la tecnología en el aula, planteó: “Hoy la búsqueda de información es permanente, es todo ya. Lo que antes se mandaba a buscar de un día para otro, hoy se hace en el aula. Los chicos sacan sus celulares y lo buscan”.

“Por ejemplo, ahora estoy trabajando estadística en segundo año. Estamos viendo el armado de gráficos. Primero, los hacemos a mano para trabajar la motricidad fina y para que ellos aprendan a organizar la información. La realidad es que uno pone los datos en una computadora y en dos segundos sale el gráfico resuelto, con sus conclusiones, pero la idea es que ellos puedan trabajarlos primero solos y luego vinculamos con la informática. Yo les explico que esto es para que ellos lo piensen, lo organicen, que grafiquen, que saquen conclusiones, que interpreten. Ellos lo entienden. La tecnología viene a simplificar muchas cosas y sería una pena no utilizarla, pero creo que también es importante este primer conocimiento en el cual ellos tienen que participar activa y directamente. Es una herramienta más y la idea es que la puedan utilizar”, destacó la docente.

Asimismo, señaló: “En matemática hay un montón de caminos lógicos para llegar a la solución correcta. Si el ejercicio está bien resulto y los pasos son lógicos, vale. No todos tienen que pensar igual. Yo cuando presento ejercicios doy la opción a que los alumnos opinen y sugieran una posible solución. Así vamos viendo distintos caminos para que cada uno piense de la manera en que le resulta más sencillo resolverlo”.

Finalmente, la profesora de matemática dejó algunos conceptos para ayudar a los chicos durante la escuela secundaria: “Les digo a los padres que acompañen, que estén pendientes. A medida que se ponen más grandes los chicos, es importante también que tengan su independencia y que sean responsables de sus cosas, pero la mirada atenta del adulto siempre es importante en todos los aspectos, desde el colegio y las materias hasta lo social. El adulto siempre tiene que estar para acompañar, contener y poner límites. Los adultos deben preguntar en qué le va mal o cómo lo puede ayudar y hasta pedir una mano a otro que pueda hacerlo. A veces el acompañamiento pasa por estar y no necesariamente por explicar un tema”.

 “Hoy los chicos en el aula están inquietos, son curiosos. A mí me gusta mucho lo que hago, lo disfruto un montón. Hay días en que es muy desgastante y no se para un segundo, pero es un muy lindo el trabajo porque uno comparte un montón de cosas. Los chicos llegan con muchos temores, angustias y características propias de la edad. Hay chicos que están muy acompañados por las familias y hay casos en que se puede trabajar junto a ellas, lo que hace que los resultados a través de los años sean bárbaros. Pero, hay otras familias que no están tan presentes. Nosotros en la escuela trabajamos en grupo. Somos un cuerpo docente que trabaja en equipo y tratamos de estar atentos a todo: lo cognitivo, el período de aprendizaje y también la parte afectiva y emocional. Tratamos de acompañar a lo largo del secundario para que puedan enfrentar este mundo tan difícil y tan complejo en el que les toca vivir”, concluyó De Pablo desde los micrófonos de Radio Arinfo.

 

Escuchá "Aprendemos juntos" los miércoles de 17 a 18 horas por www.arinfo.com.ar

 



 
Comentarios
Enviá tu Comentario