Articulos y Entrevistas

Todos los dias subimos artículos en base al material que generan nuestros programas.

Blog

La reflexología, un complemento en los tratamientos hospitalarios

Unas 40 terapeutas hoy colaboran con pacientes en distintos servicios del Hospital de Clínicas. Trabajan con pacientes de áreas como, por ejemplo, la de quimioterapia




La reflexología es una terapia natural que aspira a equilibrar a la persona y a promover el establecimiento de la homeostasis, es decir, que la persona vuelva a su eje.

“Ancestralmente, el equilibrio era la idea para estar en salud. Cuando perdemos nuestro equilibrio, nos enfermamos. El cuerpo es el que avisa y tenemos que estar atentos”, explicó la reflexóloga Nora Isabel López.

La especialista hoy es parte de un equipo de unas 40 reflexólogas que atienden en el Hospital de Clínicas de la Ciudad de Buenos Aires como complemento de la medicina alopática.

“Comencé en el año 2008 acompañando a pacientes oncológicos mientras recibían quimioterapia, para aliviarles la sensación de miedo, angustia y ayudarlos en el drenaje linfático o si tenían nauseas o dolor de cabeza producidos por la medicación. Ese momentito que uno acompañaba desde los pies, beneficiaba a los pacientes.”, recordó López en diálogo con el programa “Con ojos de mujer” en Radio Arinfo.

De a poco, más terapeutas fueron sumándose y hoy las reflexólogas están en varios lugares del hospital en donde los jefes de servicio les fueron dando lugar. Hoy son unas 40 especialistas que atienden pacientes, llevan registros y estadísticas con el objetivo de que su labor sea “tomada en serio”. Toda su tarea es ad-honorem.

“Trabajamos para que reconozcan que podemos acompañar y ayudar a que el paciente tenga una mejor calidad de vida y pueda salir más pronto de su patología. Ayudamos al médico en el tratamiento de distintas patologías que se presentan. Nuestro objetivo es dar a conocer la reflexología y los beneficios de esta como una terapia complementaria para acompañar a los pacientes mientras realizan sus tratamientos médicos. Queremos que los médicos nos respeten y nos reconozcan. Es un caminito de hormiga”, señaló López.

Respecto a la técnica de la reflexología, la especialista planteó que la que más se conoce es la podal, que es la que se hace a través de los pies: “En ellos tenemos 7 mil terminaciones nerviosas, cuando en las manos tenemos 700. Por eso se va directo a los pies, pero también se puede hacer en manos, rostro, orejas, etcétera. Hay pacientes a los que no se les puede tocar los pies y se trabaja desde las manos o las dos cosas. Depende de cada caso”.

“Todo nuestro cuerpo está reflejado en nuestros pies y en las manos: la zona de cabeza, de cuello, de corazón, riñones, etcétera. Son como un mapa del cuerpo. Tocando y trabajando con las manos, estimulamos esas terminaciones nerviosas para que se desbloqueen canales que llevan al órgano”, precisó López, quien calificó a la reflexología como una terapia “complementaria” y no “alternativa”.

Estos masajes tienen múltiples beneficios: aflojan tensiones y contracturas musculares inmediatamente, alivian el estrés, logran mejor calidad de sueño, promueven una profunda relajación, activan mecanismos de depuración y eliminación de toxinas, ayudan a elevar el sistema inmune y a enfermarse menos.

La ventaja es que esta técnica carece de efectos adversos, no tiene contraindicaciones. Con ella se puede tratar a todo tipo de pacientes, siempre que sea aplicada con seriedad y recaudos.

“Con la reflexología se siente una gran relajación y comienza a fluir la energía. El cuerpo tiene su inteligencia y va a llevar el estimulo a donde el organismo lo necesita. Con el contacto solo, el organismo ya busca el equilibrio. Activamos la circulación nerviosa, la linfática y, más profundamente, la sanguínea y energética. Así se acompaña al organismo hacia su homeostasis, hacia el equilibrio, y empieza a fluir la propia energía sanadora”, remarcó la especialista desde los micrófonos de Radio Arinfo.

Respecto a cómo repercute el estrés diario en esta pérdida del equilibrio, López planteó: “Muchas veces no registramos nuestro cuerpo. A veces ni nos acordamos que existen los pies y son importantes: son nuestra base, reciben la energía de la tierra, nos mantienen parados. Andamos a las corridas y no nos detenemos a pensar. Con la reflexoterapia se empiezan a  trabajar los pies y se empieza a tener más registro del cuerpo, de dolores a los que uno no prestaba atención, de  cómo uno se siente, de cómo duerme, de si está tomando líquido, etcétera”.

“Las personas somos energía. Tenemos que aprovechar cuando estamos descalzos en la naturaleza, al aire libre, en el pasto, en la arena o en la tierra. Es una experiencia sanadora. Recibimos la energía universal del cielo, a través nuestro va a la tierra y viceversa. Estamos comunicados”, manifestó.

Y, finalmente, sobre la dicha que trae su labor, la reflexóloga sentenció: “Cuando te sentís feliz de lo que haces y ves la devolución, eso te hace seguir por el mismo camino”.

Facebook: Reflexología Clínica Hospitalaria

Escuchá "Con ojos de mujer" los martes de 14 a 15 horas por www.arinfo.com.ar


 
Comentarios
Enviá tu Comentario