Escuela y discapacidad: “Hay que pensar en las potencialidades”

La psicopedagoga Maria Cecilia Doval analiza las variantes que deben adquirir las integraciones en las aulas





Muchos chicos y chicas con diversas discapacidades acuden día a día a los establecimientos del país acompañados de sus maestros o maestras integradoras. Pero, ¿Bajo qué fundamentos se realizan estas adaptaciones?

Las adaptaciones curriculares son modificaciones que se le deben realizar a una actividad pedagógica en virtud de las dificultades que el niño o adolescente presenta. Esto es algo muy utilizado en las integraciones escolares en escuelas comunes, según explicó al programa “Curiosa tarde” de Radio Arinfo la psicopedagoga María Cecilia Doval.

“Hay instituciones comunes a las que asisten alumnos con dificultades. El docente de apoyo integrado brinda contención y ayuda solo a un niño en particular. A veces, hay más de un alumno con el mismo docente. Eso es además de la maestra que está frente al curso”, precisó la especialista.

Con los integrados, se deben adaptar las actividades que la docente brinda a todo el curso al niño con discapacidad. Si hay dificultad motora, por ejemplo, hay que reorganizar la tarea para que el niño pueda seguir el hilo de la clase como el resto de sus compañeros.

En ese marco, Doval dejó en claro qué implica una adaptación: “Jean Piaget dice que en el proceso de enseñanza-aprendizaje, la adaptación es un equilibrio entre la asimilación y la acomodación. La primera  es el proceso que realiza el sujeto adaptando el objeto de conocimiento a sus propios esquemas, lo que permite el desarrollo de la creatividad. La segunda, es la adaptación del sujeto al esquema del objeto”.

“En ese marco, se debe plantear el tema de la adaptación no solo como la modificación de una actividad pedagógica, sino como algún más nodal, que es el trabajo sobre la motivación”, agregó.

La psicopedagoga consideró que la adaptación requiere, por parte de los docentes, pensar al alumno desde su individualidad, como un sujeto particular que tiene sus propios intereses. “Hay que pensar al alumno desde lo que necesita en su particularidad”, afirmó.

Y, en ese plano, señaló: “Para permitir el desarrollo de una habilidad, uno tiene que pensar que habilidad tiene ese sujeto pata desarrollar, es decir, para potenciar. Hay que pensar en la potencialidad del otro, en qué capacidades tiene, qué intereses. El docente no debe limitarse a una cuestión solamente expositiva, sino que puede haber un intercambio. El docente debe mirar al alumno”.

“Eso pasa cada vez más, pero a veces las situaciones no están dadas. Todo depende de cada caso”, manifestó desde los micrófonos de Radio Arinfo.

Finalmente, en este abordaje en relación a la escuela y la discapacidad, Doval opinó que la escuela “ha comenzado a tener un rol más social en cuanto a las distintas clases sociales”.

“En algunos establecimiento, esto se advierte más desde una cuestión de cubrir necesidades básicas y, en otras, desde un ámbito social, como un club. El objetivo social de la escuela no se puede reemplazar: la función de las relaciones no puede suplirse. De lo contrario, sería terrible y entraríamos en una crisis”, concluyó.





Escuchá "Curiosa tarde" los martes de 19 a 20 hs. por www.arinfo.com.ar 

Seguinos en Twitter:  https://twitter.com/#!/RadioArinfo


 
Comentarios
Enviá tu Comentario