El Instituto Unzué de Mar del Plata, una joya de la arquitectura nacional

El arquitecto Alejandro Novacovsky hablo de los trabajos de restauración y puesta en valor que se están haciendo en el tradicional edificio



El Instituto Unzué de Mar del Plata, también conocido como Asilo Unzué es un edificio la primera modernidad en la ciudad balnearia, construido allá por 1908.

“Desde entonces ha cumplido una función social realmente importante y se ha convertido en un monumento histórico y arquitectónico porque tiene calidades funcionales, de mensaje y arquitectónicas importantes”, explicó el arquitecto. Alejandro Novacovsky, especialista en conservación y restauración de monumentos y conjunto históricos y docente de la facultad de Arquitectura de la Universidad de Mar del Plata.

En diálogo con “Urbanos” por Radio Arinfo, el especialista señaló que las jurisdicciones municipal, provincial y nacional trabajan en conjunto para que el edificio “siempre tenga una cuota de restauración”. Desde la facultad trabajan hace 25 años haciendo las direcciones de obra.

“El edificio ha mantenido en 110 años una originalidad importante. Es auténtico pero es en un 90% original. Eso es importante en tiempos en que se intervienen edificios sin mucho criterio”, valoró Novacovsky.

El Instituto Unzué está a cuatro cuadras de la fábrica Havanna. Su parte inicial, de unos 5 mil m2, es una enorme planta en forma de H con pabellones, un diseño muy relacionado con el higienismo.

“En el centro está el oratorio, que es una pieza fantástica de la liturgia, un neobizantino en una estructura de la secesión vienesa, de la vanguardias de principio del Siglo XX”, precisó el arquitecto.

En total, el edificio tiene 10 mil m2, y la puesta en valor y la restauración es constante.

“En los pabellones hoy funcionan actividades de educación, cultura y deporte. Cuando uno piensa en restaurar un edificio público y que sea para uso de la sociedad, tendría que pasar lo que hoy está pasando. Eso me da mucha tranquilidad. Es el plus social que todos los edificio públicos tienen que tener para la comunidad”, destacó Novacovsky.

En el futuro, el arquitecto se ilusiona con una recomposición de las terrazas y del sector Santa Cruz, como así también la fachada principal de Jujuy. Lo mismo ocurre con el Patio de la Cultura. “Es un lugar de reunión, un espacio vital para que funcione todo como un centro cultural”, recalcó.

“Es un edificio que alberga mucha gente y que tiene mucha actividad. Tiene una cooperadora muy importante que se ocupa mucho, que va detrás de las necesidades básicas para que el edificio se pueda mantener. La pluralidad de esfuerzos mantiene al monumento activo”, finalizó Novacovsky desde los micrófonos de Radio Arinfo.



Escuchá “Urbanos” los viernes de 19 a 20 hs. por www.arinfo.com.ar


 
Comentarios
Enviá tu Comentario
 

Escuchá el audio

Urbanos