Un panorama de la economía argentina

El consultor económico Martín Alfie analizó las últimas medidas de Gobierno y el escenario que se plantea



En los últimos días, la economía argentina sufrió un cambió: se bajaron las tasas de interés, a consecuencia de la modificación de las metas de inflación.

“Esto permitió al Banco Central reducir las tasas de las Lebacs. Eso hace que los grandes inversores salgan de las Lebacs y vayan a los dólares porque les resulta menos atractivo invertir en pesos”, explicó el economista Martín Alfie en diálogo con “La política hoy” por Radio Arinfo.

El jefe de la consultora Radar señaló: “En sus inicios, el diagnóstico del Gobierno de Mauricio Macri era que la inflación era fácil de controlar, que reduciendo la emisión o manejando las tasas de interés se iba a poder controlar. Pero es un fenómeno mucho más general, vinculado a la puja distributiva, la formación de precios, la discusión de salarios... Fue un mal diagnóstico y una política errada porque la inflación está igual. Fe una política totalmente ineficiente”.

“Hoy los salarios formales están un 4% por debajo de los niveles con los que arrancó este Gobierno. Es una de las caídas más fuertes a nivel mundial. Eso repercute en el poder adquisitivo y en las cuestiones redistributivas”, planteó.

Al ser consultado sobre cómo se traslada a los precios el movimiento ascendente del dólar, Alfie dijo: “Si el Gobierno quiere buscar competitividad mediante una devaluación, que hace que caigan los precios en dólares a nivel local, deben procurar que ese movimiento no se traslade a los precios. Hay que ser muy cuidadoso. Una devaluación tan abrupta, de llevar el dólar a 22 o 23 pesos, seguramente tendrá un traslado a precios y generará que esa ganancia de competitividad se erosione por la suba de precios. Es como caminar por una cornisa en un escenario con un dólar más alto, que genere una inflación más elevada que golpee el bolsillo de trabajadores y que tampoco solucione los problemas de competitividad de la economía”.

Ante los aumentos de tarifas, de transporte y de la nafta, entre otros, Alfie consideró que “sin cláusula gatillo, los salarios son los que pierden”.

“La devaluación no va a solucionar los problemas estructurales de la Argentina. La baja de los salarios no es una solución positiva”, agregó y precisó que la Argentina tiene problemas como déficit de infraestructura, del sistema ferroviario para reducir costos de transporte, de logística (puertos y terminales) y en cuestiones índole productiva. Para eso, pidió que el Estado potencie el desarrollo de ciertos sectores para formar valor agregado, es decir, que apunte a una política de desarrollo productivo.

Reducir el “déficit fiscal”, que es la diferencia entre lo que se recauda y lo que se gasta en el Estado, puede solucionarse con emisión o con endeudamiento. Respecto de la insistencia que tiene el Gobierno con este tema, Alfie opinó: “Todos los países del mundo tienen cierto nivel de déficit porque el Estado tiene el rol de impulsar la economía y de financiar sus gastos de manera estable. Reducir el peso del Estado en la economía es a veces un eufemismo para darle más lugar al mercado y menos lugar al Estado.El ordenamiento de las cuentas públicas a veces es un doble discurso”.

Finalmente, el economista indicó que desde la consultora Radar proyectan un crecimiento bajo para el 2018, del orden del 2% “porque el país se sigue endeudando y el consumo está estancado, entre otros factores”.

“Hay una luz amarilla o roja en cuestiones sociales y redistributivas”, concluyó Alfie.

Escuchá "La política hoy" los viernes a las 10 hs. por www.arinfo.com.ar


 
Comentarios
Enviá tu Comentario
 

Escuchá el audio

La Politica Hoy