La historia de una tejedora que emprendió su propia marca

Laura María Sosa Sbrez convirtió en un negocio un hobbie que tiene hace más de 30 años




Laura María Sosa Sbrez teje hace 30 años. Comenzó haciéndolo a pedido para un negocio, con la técnica a dos agujas y crochet. “Me perfeccioné y fui avanzando. Soy uruguaya y siempre veía a mi abuela tejer a solas en su tallercito. Eso me quedó. Siempre estuve muy conectada con el tejido y la artesanía. Cuando llegué a Buenos Aires, siempre estuve rodeada de tejedores y comencé mirando”, recordó.

 

En diálogo con “Manos de artesano” por Radio Arinfo, la tejedora contó que se perfeccionó en la escuela de artesanías de Berazategui, donde tuvo muy buenas profesoras. Hoy, teje todo el día con su telar de pedales. “Es lo que más me gusta y lo que me apasiona”, recalcó.

 

Su formación se completó con los viajes al Norte del país. Estuvo en Cachí, Salta, donde se encontró con un encuentro de tejedoras que le enseñaron a hilar con el huso. “Ellas manejan el telar, pero no dos agujas ni crochet y por eso intercambiamos”, señaló. Luego, fue a Amaicha, Tucumán, donde también fui a un encuentro e hizo otro intercambio. “Ellas me enseñaron a teñir y el telar criollo”, dijo sobre lo que aprendió en esa localidad a la que regresará el año próximo.

 

Sobre esos intercambios con las tejedoras del Norte, destacó: “No esconden nada, te quieren explicar todo y yo a ellas también. Fue muy linda la experiencia”.

 

De la pasión por el tejido, Sosa Sbrez creó un emprendimiento llamado Charrúa Nativo: “Comencé a organizarme en ferias, he recorrido todas las de las plazas, como las de La Plata, San Isidro, Belgrano. Finalmente, me quedé en Plaza Francia, donde estoy hace 16 años. También voy a ferias internacionales, ahora me estoy preparando para la de La Rural”.

 

Actualmente, la tejedora trabaja mucho con turistas. Trae lana de llama de Catamarca o de Tucumán y se quedó con un estilo natural para el que usa hilo de algodón y lana. En las ferias internacinales, prefiere ofrecer ponchos para hombres y prendas para mujer. “Las prendas nunca una se parece a la otra”, aseguró.

  Finalmente, remarcó que los clientes buscan diseño y calidad. “Les gusta saber la historia de la prenda y que sea lo más natural posible”, sostuvo desde los micrófonos de Radio Arinfo.

 


Escuchá "Manos de artesano" los lunes de 12 a 13 horas por www.arinfo.com.ar

     


 
Comentarios
Enviá tu Comentario