La historia del Cenard, un ícono del deporte argentino

Un historiador repasa el pasado y la actualidad de este predio por el cual pasaron los exponentes más destacados del deporte nacional




El Cenard (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) ocupa un predio de 12 hectáreas pegado al Tiro Federal, desde avenida del Libertador hasta las vías. En algún momento, hasta allí llegó el río, pero luego se hizo el relleno con los escombros que salieron de la construcción de la línea B del subte B.  Con los arroyos y ríos porteños entubados, en sus comienzos, ese espacio se cedió a distintas entidades para que hubiera clubes y la gente pudiera ir a esparcirse frente al río.

“Siempre fue un lugar de deporte. En 1954, Perón decide crear la UES (Unión de Estudiantes Secundarios), hace un acuerdo para expropiar ese terreno a Comunicaciones y le da el de Agronomía. Allí, pone la sede masculina de la UES y la femenina quedó en la quinta de Olivos. Eso duró apenas un año. En 1955, con la Revolución Libertadora, desapareció todo: quemaron y destruyeron todo, menos el auditorio que aún está y es Monumento Histórico”, relató el docente e historiador Ricardo Crudo.

Años más tarde, en el predio se creó el instituto de educación física, de donde salieron primeros docentes. Los docentes pidieron ese lugar para ejercitar sus clases y militares les dieron ese terreno. En ese momento se fundó el Centro de Educación Física n°1, que duró hasta la década del 70’.

A fines de los 70’, antes del golpe militar, se volvió a llevar allí a la UES pero, en los 80’, los militares decidieron crear el Centro Deportivo Nacional, que tuvo un impulso muy grande de entrada con la construcción de la pista de atletismo, la cancha de hockey y el gimnasio.  Pero la iniciativa duró poco y las instalaciones cayeron en desuso.

“Con la vuelta de democracia, renació el centro que hoy es orgullo para todos los argentinos. Estamos en el primerísimo nivel mundial en cuanto a instalaciones y materiales con los que cuenta el deporte nacional”, destacó Crudo en diálogo con “Aquí la 13” por Radio Arinfo.

Hoy, el Cenard es exclusivo para el trabajo de seleccionados nacionales de deportes olímpicos o panamericanos. No es abierto a la comunidad.

En su interior se reconstruyó el hotel y la confitería de de 400 lugares. Allí, a través de un acuerdo con el ministerio de Educación, funciona una escuela secundaria con modalidad deportiva a la cual vienen chicos del interior, detectados como talento, para estudiar y alojarse.

“Todo el deporte amateur y buena parte del profesional pasó por acá. Guillermo Coria, David Nalbandian, Gastón Gaudio, Emanuel Ginóbili, Luciana Aymar y Paula Pareto, entre otros”, contó el historiador.

Hoy en el Cenard, hay actividad en forma diaria y permanente. Las entradas son gratuitas y todos los ciudadanos pueden acceder libremente a observar los campeonatos y torneos.

“Es una maravilla en el corazón de Buenos Aires, desconocido para la mayoría de la población”, concluyó Crudo desde los micrófonos de Radio Arinfo.
 
   

  Escuchá "Aquí la 13" los jueves de 14 a 15 hs. por www.arinfo.com.ar

Seguinos en Twitter:  https://twitter.com/#!/RadioArinfo

 


 
Comentarios
Enviá tu Comentario