Denuncian que el dragado del Riachuelo contamina las aguas

Vecinos de La Boca aseguran que esto se ha permitido para favorecer negocios de empresas. Acusan a ACUMAR de quedarse en “lo cosmético” y de no sanear en profundidad




La Asociación de vecinos La Boca ha denunciado en los últimos días que las tareas de dragado que se han llevado adelante en el Riachuelo han contaminado el agua que luego es consumida por las personas.

“Todo esto está ligado a los centenarios barros del Riachuelo, que están híper-contaminados en el fondo del río. Tocar esos barros equivale al doble de los vertidos industriales que, además, hoy siguen siendo vertidos. Para tocarlos, hay que hacer estudios ambientales muy profundos, saber cómo se los va a tratar, cuál va a ser el lugar de disposición final, etcétera. Hasta hora, todo el trabajo se hizo con absoluta impunidad”, sostuvo Alfredo Alberti, presidente de la Asociación de Vecinos La Boca.

Desde la entidad vecinal aseguraron que el dragado en cuatro bocas del Riachuelo para dar ingreso a los porta-contenedores hacia el canal Dock Sud, siempre se hizo de manera irregular, sin ningún tipo de precaución. Dicen que lo mismo ocurrió en la Cuenca Baja del Riachuelo, desde su desembocadura hasta el Puente Pueyrredón, por la navegación de las ‘chatas areneras’, cuyos cascos rozan el fondo y con las hélices producen el efecto de dragado.

“Cada uno ha hecho lo que ha querido en la cuenca Matanza-Riachuelo por la ausencia de las autoridades y del Estado. Todo siempre en perjuicio de la gente, que ha ocupado terrenos a la vera del Riachuelo, sin ningún tipo de cuidado, y han quedado abandonados. Nosotros hemos hecho una demanda, hay un fallo de la Corte Suprema y aún así hay gente viviendo en estado calamitoso”, señaló Alberti, en alusión al conocido fallo Mendoza, que obliga a relocalizar a todos los pobladores que están a la vera del Riachuelo.

En ese marco, el representante de los vecinos explicó que el dragado sin estudios previos se hizo a pedido de “dos monstruos” como la playa de contenedores y el polo petroquímico Dock sud.

“Son dos potencias económicas que tiene dominio y que pueden hacer lo que quieren con su lobbie como forma de obtener objetivos. Todo esto con la connivencia de los funcionarios. Se ha privilegiado el dragado porque la importancia del material que entraba por los barcos: si no entraban, se quitaba provisión de material de primerísima necesidad a usinas e industrias que proveen al Estado y a la ciudadanía. Es un círculo vicioso de miseria: dragar está pésimo pero, si no dragamos, provocamos un daño a la sociedad”, planteó Alberti en diálogo con “Puente urbano” con Radio Arinfo.

El dragado tuvo autorización judicial. El fallo argumentó que había “causas mayores” (la provisión de estos elementos para la industria) que lo hacían necesario. “Nos tienen atrapados por causas de urgencia y hasta de Estado.  No prevemos lo que hacemos. Esto se hizo de apuro así”, lamentaron desde la asociación de vecinos.

Además, Alberti fue muy crítico respecto al trabajo de ACUMAR, el organismo encargado de sanear la Cuenca Matanza-Riachuelo: “Estamos bastante apesadumbrados. Se avanzó en la Cuenca Matanza-Riachuelo en materia de cosmética y de lo visible. Se mejoró el espejo de agua, la superficie se ve limpia, los terraplenes o bordes están más limpios con pasto y árboles, pero los vertidos industriales y los líquidos cloacales siguen cayendo como siempre. Por fuera florido y por dentro muy podrido, decimos nosotros”.

“El fallo Mendoza de la Corte busca cuidar la salud de la gente, pero lo que estropea, daña, enferma y mata es lo que está dentro del agua, los contaminantes los vertidos industriales y cloacales. Lo otro es un daño estético, produce mal olor, pero no enferma ni mata. El agravante es que, después, todo eso va al Río de la Plata, donde están las bombas de extracción agua que la llevan a toda la Ciudad y al Conurbano, que son millones de personas”, indicó.

Finalmente, el presidente de la Asociación de Vecinos La Boca afirmó que “la salud de la gente no está cuidada”: “Se están gastando millones de pesos en una institución como ACUMAR, donde trabajan unas 400 personas, pero ellos trabajan para lo estético, lo visual, para que la foto muestre mejor. No se atreven a ponerles límites a las empresas, que siguen con su estrategia de asustar diciendo que, si las obligan a reconvertirse, prefieren cerrar y dejar a 300 personas sin empleo. Entonces, ACUMAR les permite un nivel de volcado, es decir, las empresas tienen licencia para contaminar porque ese nivel de vertido es muy alto”.

“Hoy la palabra mayor la tiene la Corte Suprema de Justicia. Hace dos años se hizo una audiencia pública por el fallo, pero aún no se ha emitido una nueva resolución. Los plazos que puso para todos estos temas están vencidos hace mucho. Estamos huérfanos de una presión judicial lo suficientemente potente para que la política se vuelva a alinear. Si la Corte no fija pautas rígidas y con plazos, los objetivos primordiales se van a esfumar y van a quedar en abstracto”, concluyó Alberti desde los micrófonos de Radio Arinfo.
 
 


 Escuchá "Puente urbano" de lunes a viernes de 9 a 10 horas por www.arinfo.com.ar

Seguinos en Twitter:  https://twitter.com/#!/RadioArinfo

 


 
Comentarios
Enviá tu Comentario