¿Por qué sigue vigente la tos convulsa?

Científicos de La Plata investigan esta enfermedad que causa 200 mil muertes al año a nivel mundial




La tos convulsa es una enfermedad provocada por una bacteria, que afecta las vías respiratorias y que se da, fundamentalmente, en chicos de menos de 6 meses de edad. Es una enfermedad infecciona que tiene como principal agente causal a la Bordetella Pertussis.

El Dr. Osvaldo Yantorno lidera un equipo del Conicet en La Plata que estudia la persistencia de esta patología y las razones de la misma. Esta línea de investigación la comenzó en 1985 mediante trabajo en el exterior, en el instituto Pasteur de París, donde realizó una estadía en el laboratorio que trabajaba el tema.

“En ese momento yo decía que la enfermedad estaba controlada por la vacunación sistemática. Si bien es así, todavía no ha podido ser totalmente erradicada. En los últimos 20 años se ha visto que no solo afecta a chicos, los casos más graves, sino que también aparece en adolescentes y adultos”, planteó el bioquímico en diálogo con “Un punto azul pálido” por Radio ArinfoPlay.

En esa línea, amplió: “Estudiando grupos familiares, se ve en algunos casos que la bacteria puede se transmitida a chicos menores a través de hermanos a padres. Eso ha hecho que la enfermedad haya sido considerada hoy como reemergente”.

Distintas formulaciones de vacunas a nivel mundial se han cambiado. A pesar de eso, la enfermedad continúa vigente y se producen unos 500 mil casos anuales y 200 mil muertes a nivel mundial. Estas últimas se producen, fundamentalmente, en chicos que no tienen la vacuna o que han recibido de manera incompleta el calendario de vacunación.

La bacteria de la tos convulsa ha ido evolucionando con el tiempo y la línea de investigación del Dr. Yantorno trata de estudiar la evolución de estas poblaciones microbianas.

“Si bien la enfermedad siempre se consideró aguda, aún cuando una vez que aparecían los síntomas el tratamiento antimicrobiano permitía controlarla, siempre se pensó que la bacteria se perdía del paciente. Hasta hoy, el único hospedador normal conocido es el ser humano. Entonces, de alguna manera que aún no se conoce, el ser humano es un transportador de la bacteria y, en algún momento, la transmite. Esto es lo que aún no ha sido esclarecido: si la persistencia es intracelular, extracelular o la combinación de las dos cosas”, explicó el bioquímico y señaló que la tos convulsa no es una enfermedad crónica, sino que tiene picos en los cuales aparece y desaparece.

En ese sentido, comentó: “En el año 2000 nos planteamos la hipótesis de que bacteria, para colonizar al hospedador, debía adherirse a la superficie del tejido del tracto respiratorio para desarrollarse. Nos planteamos como hipótesis entonces que persiste como biofilm, en un estado como aletargado. Eso pensando que ser humano es el único transportador. Hoy grupos de médicos internacionales adhieren a esta hipótesis”.

“El modelo de biofilm es atractivo dentro de las investigaciones en tos convulsa porque hemos demostrado que los organismos tiene alta capacidad de adherirse a superficies que forman biofilm. Los hemos caracterizado estructuralmente y, en cuanto a expresión fenotípica, hemos demostrado que el fenotipo en biofilm difiere de un cultivo en medios líquidos. Vacunas, celulares y acelulares, se obtienen a partir de desarrollos en medios líquidos y, si bien los factores de virulencia se siguen manteniendo en medios líquidos y en biofilm, en este último aparecen otros elementos que no aparecen en los líquidos”, afirmó.

A la hora de dar cuenta del estudio de cepas con mutación estudiadas en el laboratorio, Yantorno graficó: “Se postula que la bacteria sobrevive o está acantonada en vías respiratorias y que cambia de fase en función de temperaturas. Por debajo de 25 grados, crece en fase avirulenta. De 25 a 36 o 37 grados, en fase virulenta. Se supone que, durante la transmisión, la bacteria modula y pasa de fase virulenta a una intermedia o virulenta. Antes se decía que como avirulenta no es infectiva, pero estamos viendo que tiene capacidad de cambio muy rápida ante una condición favorable. En solo 30 minutos, ya empieza a sintetizar nuevamente factores de virulencia. Con lo cual, tiene una ventaja adaptativa muy grande”.

“La transmisión es a partir de microgotas, de persona a persona. Lo interesantes es que, si la bacteria ha ido modulando y está en fase intermedia o en condiciones avirulentas retenida en biofilm, llegaría a nuevo hospedador y rápidamente podría sintetizar adhesinas, que facilitarían su anclaje o pegado”, concluyó el especialista desde los micrófonos de Radio ArinfoPlay.




Escuchá "Un punto azul pálido"  los sàbados de 12 a 13 hs. por www.arinfoplay.com.ar


Seguinos en Twitter:  https://twitter.com/#!/RadioArinfo
 


 
Comentarios
Enviá tu Comentario