“Parece que las personas con discapacidad fuéramos invisibles”

Silvia Carranza, Presidenta de CILSA, habla del trabajo de la entidad. También hace hincapié en la Educación como herramienta para crecer como sociedad





El Centro de Integración Libre y Solidario de la Argentina, más conocido como CILSA, es la organización madre en lo que refiere a discapacidad en nuestro país. Su misión es trabajar por la inclusión de las personas con discapacidad y de sectores vulnerables a la sociedad y para lograr esa misión lleva adelante cinco programas sociales: la entrega de elementos ortopédicos, la concientización, el programa de becas y oportunidades, el programa ‘un niño, un futuro’ y la iniciativa de recreación y deportes. Todas estas actividades se desarrollan a nivel nacional, salvo la última que está solo en Santa Fe y Buenos Aires.

Silvia Carranza llegó a CILSA hace 27 años y hace 16 que ocupa distintos cargos en la Comisión Directiva. Hoy, es la Presidenta de la entidad. La polio que tuvo de pequeña le dejó una discapacidad pero eso no impidió que trabajara arduamente para lograr sus objetivos.

“Trabajamos para decir que somos personas primero y que, como tales, debemos ser consideradas, teniendo las oportunidades que el Estado, la sociedad y las familias deben darnos. Nosotros también debemos cumplir con lo que debemos hacer: asistir a un trabajo, cumplir con un estudio. Pero a veces nos faltan esas posibilidades”, consideró.

Y, agregó: “El pasado 19 de noviembre se declaró la Fuerza de Ley sobre la Convención de derechos de las personas con discapacidad, que se sancionó en 2006. Es un documento muy importante y Argentina fue uno de los primeros países en adherir. Es por eso que se deben cumplir normas que nos benefician, en el sentido de conseguir vida digna, con libertad, de poder formar una familia, estudiar, trabajar, etcétera”.

En esa línea, dijo que la palabra ‘discapacitado’ no es una ofensa, pero que prefiere la expresión ‘personas con discapacidad’. Subrayó que no son personas ‘con capacidades diferentes’ “porque no volamos”, bromeó en diálogo con “Radioterapia” en Radio Arinfo.

“La vida me dio mucho, pero me puso pruebas muy duras ya que hace 12 años tuve cáncer de mama”, contó Carranza y también reveló haber sido discriminada en algún momento de su vida por su discapacidad.

Sobre cómo se ve hoy a la discapacidad en nuestro país, señaló: “A medida que pasa el tiempo, pienso que la discapacidad se ha convertido en una cuestión de educación. Están hechas las leyes, pero no se cumplen. Las personas no toman conciencia realmente de que, por ejemplo, no tienen que estacionar sobre una rampa o donde no corresponde. Las empresas de transporte, además, no les dan el tiempo a los choferes a que bajen las rampas, a pesar de que algunos tienen mal genio y otros son solidarios. No se cumplen las normas y no hay a quién recurrir”.

“Parece que las personas con discapacidad fuéramos invisibles. Hasta que no te toca… Son cosas que hacen que vivamos mal, cuando todos podríamos vivir mucho mejor. Eso sucedería si cada uno mínimamente cumpliera el rol que le corresponde en la sociedad y en la vida”, planteó Carranza y relató que ella tenía un espacio para estacionar por su discapacidad, pero este siempre estaba ocupado por otros vehículos cuyos conductores ponían excusas inverosímiles para justificar haber dejado su auto allí.

Finalmente, dijo desde los micrófonos de Radio Arinfo que la Ciudad de Buenos Aires es como “el Primer Mundo” para las personas con discapacidad en virtud de lo que ocurre en el interior del país: “No es posible que la gente que viva en el conurbano y las provincias esté condenada a no poder salir de sus casas. No hay colectivos adaptados, no hay rampas, etcétera. Hay que luchar por todo esto”.
 


Escuchá "Radioterapia" los lunes de 14 a 15 hs. por www.arinfo.com.ar   


Seguinos en Twitter:  
https://twitter.com/#!/RadioArinfo


 
Comentarios
Enviá tu Comentario