Articulos y Entrevistas

Todos los dias subimos artículos en base al material que generan nuestros programas.

Blog

Tucumán también lucha contra la mega minería

La agrupación Pro Eco y su lucha contra las consecuencias de la limpieza de minerales que se hace en la provincia





odo comenzó en el año 1991 cuando el documentalista Freddy Carbonel hacía montañismo en los cerros de Tafí Viejo en Tucumán. En ese momento advirtió una incipiente deforestación, que le permitió comprender los orígenes de los aluviones y las inundaciones que se producían en verano, la época más lluviosa de la zona.

Carbonel comenzó a hacer documentales que reflejaban la problemática y a exhibirlos en canales locales. Ya en el año 1992 hizo una exhibición en una biblioteca popular y esa acción tuvo un interesante resultado.

“En ese año constituimos la Asociación Civil Pro-Eco y comenzamos con una serie de acciones locales de prevención de la deforestación. También empezamos a denunciar a las empresas privadas por la introducción de cultivos de citrus en lugares de elevada pendiente. Nos empezamos a meter de lleno con la problemática socio-ambiental y no paramos más”, recordó el activista.

El objetivo fundacional de la organización, que se mantiene hasta hoy, es la sensibilización de las personas sobre la importancia del medio ambiente y la ecología.

“Desarrollamos actividades en contacto con la naturaleza y realizamos campañas pacifistas contra las agresiones a la naturaleza. Con el tiempo, nos enredamos con otras acciones más importantes”, contó Carbonel a “Puerto utopía” en Radio Arinfo.

Una de esas acciones más importantes es su resistencia a la mega minería: “Desde el 2005, en el Norte del país se encuentra instalada La Alumbrera, una empresa transnacional de capitales extranjeros que está unida a una entidad llamada YMAD de la cual forma la Universidad nacional de Tucumán, el Gobierno nacional y el de Catamarca. Como organización ecologista, nosotros somos querellantes en una causa de contaminación que se da acá, en Tucumán”.

“A pesar de que la extracción se hace en los cerros de Catamarca, lo minerales se meten en un mineroducto que tiene 320 kilómetros de extensión. Estos llegan a la llanura tucumana, donde se les saca el barro mineral y se cargan en trenes hacia el puerto de Rosario. El agua que se usa para limpiar los minerales luego se vuelca a la cuenca Salí Dulce. Estamos demostrando que hay contaminación, pero no logramos que haya Justicia. El agua está excedida en cobre, sulfato, conductividad eléctrica, etcétera”, comentó Carbonel.

En ese marco, Pro-Eco se ha integrado en distintas redes y asambleas socio-ambientales: “Estamos hermanados en varias luchas puntuales como la los vecinos de Andalgalá, donde quieren instalar otro proyecto mega minero. También con la asamblea de Rioja Capital, que luchan hace meses con un campamento contra la minería de Uranio en su provincia.  También en Jujuy”.

“Conocemos el territorio y aportamos nuestro granito de arena. Intentamos resistir a este modelo de destrucción que está ejecutado a través del Gobierno nacional y avalado por las corporaciones internacionales”, concluyó el activista desde los micrófonos de Radio Arinfo.

Facebook: Pro-Eco Grupo Ecologista

 


 Escuchá "Puerto Utopía" los jueves de 18 a 19 horas por www.arinfo.com.ar

Seguinos en Twitter:  https://twitter.com/#!/RadioArinfo

 


 
Comentarios
Enviá tu Comentario