“Vamos a tener una Argentina sometida a Monsanto”

Sofía Gatica, referente de la lucha contra la multinacional, habla del acampe para evitar que se instale una planta en Córdoba y de las represalias





Hace casi ocho meses que un grupo de personas realiza un acampe en el ingreso al predio donde la empresa Monsanto quiere instalar una planta de producción y acondicionamiento de maíz transgénico. Esto es en Malvinas Argentinas, una localidad ubicada a 40 kilómetros al Sur Este de Córdoba capital.

En ese marco, referentes de la lucha contra la multinacional llegaron a la Ciudad de Buenos Aires para dar una conferencia de prensa junto a diputados del bloque Unidad Popular para dar un informe del estado de situación y para denunciar las amenazas y ataques que han sufrido.

“A partir de esta lucha hemos sufrido muchas represalias y persecuciones. Incluso, Monsanto nos ha demandado por frenar la construcción de la planta. El gobierno, en lugar en salir en defensa del pueblo y las comunidades, se ha puesto del lado de esta multinacional”, denunció Sofía Gatica, integrante del grupo Madres de Ituzaingó, organización que nació luego de que las fumigaciones de la empresa en los campos de esa localidad causaran diversos trastornos a la salud de sus habitantes.

En diálogo con “Puente Urbano” por Radio Arinfo, la referente de la lucha contra Monsanto habló de las implicaciones que tendrá la instalación de esta nueva planta de producción de maíz transgénico: “Van a usar litros y litros de agroquímicos. Esta semilla que van a producir se va a distribuir por todo el territorio argentino y también va a salir a Brasil, Paraguay y Uruguay”.

“Este maíz es estéril, no se puede volver a sembrar. Hay que volver a comprar la semilla y el agroquímico a la multinacional. Es decir, se va a depender toda la vida de ella.  Vamos a tener una Argentina sometida a ellos, con más transgénicos y más agroquímicos”, agregó.

Gatica también planteó que la inserción de Monsanto y sus productos en la producción  generan la expulsión de los campesinos de sus tierras y aporta a la tala de miles de árboles. Además, aseguró que el suelo se impermeabiliza y no absorbe el agua, algo que genera inundaciones antes las lluvias.

“Nosotros luchamos por la salud. En Ituzaingó hay 300 casos de cáncer y niños que han nacido sin maxilar, sin huesos en la cabeza, con seis dedos o con malformaciones. Todo eso se lo debemos a Monsanto y no queremos que pase en Malvinas Argentinas. Se muere gente con complicidad del gobierno y nosotros queremos frenar eso”, remarcó la integrante de Madres de Ituzaingó.

Respecto a la actuación de los gobernantes, dijo: “No quieren escucharnos. Vino una orden de la Presidenta, que fue a Estados Unidos a anunciar que se instalaba la planta de Monsanto en Malvinas Argentinas, y De La Sota y el intendente del pueblo accedieron. Los tres poderes se unieron y se olvidaron del pueblo, que puede decidir y decir que no a una planta que mata a la gente. De La Sota, incluso, hizo un proyecto de ley para que Monsanto se instale legalmente. Se va a aprobar porque tiene mayoría, pero nosotros no vamos a dejar que se aplique”.

“Esta es una democracia rara: los que defendemos el derecho a la salud y a la vida tenemos que estar custodiados. Si a alguno de nosotros le pasa algo, son responsables los gobiernos nacional, provincial, municipal y Monsanto”, advirtió desde los micrófonos de Radio Arinfo.  



 Escuchá "Puente urbano" de lunes a viernes de 8 a 10 horas por www.arinfo.com.ar

Seguinos en Twitter:  https://twitter.com/#!/RadioArinfo

 


 
Comentarios
Enviá tu Comentario