La contaminación acústica, uno de los grandes problemas de la Ciudad

Se trata de una condición que puede afectar seriamente a nuestra salud auditiva y física





La Contaminación acústica, que no solo contempla el ruido, sino también las vibraciones, es un tipo de contaminación que surgió con los albores de la humanidad, pero que recién se denominó como tal en los años 70’.

Se trata de un problema que puede afectar tanto al aparato auditivo como al resto del cuerpo humano y que repercute en los sistemas fisiológicos tradicionales, como el cardiovascular o el respiratorio. Además, produce estrés y no permite el descanso.

En una gran ciudad como la de Buenos Aires hay innumerables fuentes de ruido, pero la más importante es el tráfico vehicular.

“En el ámbito porteño hay una gran densidad y cantidad de vehículos, lo que genera un tráfico que no es fluido. Además, muchos están en mal estado, lo que aumenta el problema. También hay demasiados colectivos, que producen diez veces el ruido de un auto”, explicó Alejandro Badanian, Presidente de la Asociación Civil Oír Mejor.

En diálogo con “Urba-NOS” por Radio ArinfoPlay, el especialista precisó que existen otras fuentes fijas de ruido como las industrias, los talleres o los lugares de ocio, como discotecas o bares. También hay focos más puntuales como una mascota o algún audio muy fuerte, que son de índole vecinal.

A todos estos factores se suman la cercanía de Aeroparque y el tráfico aéreo cerca de edificios, el subte y el tren, con las vías que no tienen mantenimiento y las bocinas que incrementan las molestias.

“En 2005 se realizó un mapa de ruido con la Universidad politécnica de Madrid y los técnicos nos decían que teníamos un nivel de ruido extraordinario y muy elevado, incomparable a los de las ciudades españolas”, alertó Badanian y señaló que el estudio solo se realizó en el 10% de más conflictivo de la ciudad en materia de ruido.

Asimismo, añadió: “De acuerdo a normas internacionales, en el 94% de los casos estábamos por encima del audio considerado como tolerable. Fue por eso que el Gobierno de la Ciudad debió tomar nota”.

En el año 2005 se aprobó la ley 1540 referente a la contaminación acústica, la cual fue reglamentada en el 2007. Esta norma da cuenta de las fuentes fijas y móviles de ruido.

“La ley fija niveles de ruido elevados, que no permiten bajar el ruido de la ciudad y, lamentablemente, el control no es suficiente y no se hace como se debería”, consideró el presidente de la Asociación Civil Oír Mejor.

En ese marco, Badanian sostuvo que la peatonalización de calles ayuda a disminuir ruido en ese punto exacto, aunque siempre hay que considerar que el tráfico se va hacia otras arterias. También señaló que el Metrobus y carriles cooperan con el menor ruido, porque hacen más fluido al tráfico.

“En las grandes ciudades hay mallas de contención de ruido en las autopistas, pero aquí las concesionarias aducen que son muy caras, que no estaban dentro de los contratos y que no pueden colocarlas. Mientras tanto, la Ciudad mira para otro lado”, indicó el especialista a Radio ArinfoPlay y comentó que estas pantallas cuestan aproximadamente mil dólares por metro cuadrado.

Badanian también hizo referencia a la polémica por los recitales y por los ruidos que producen: “Es un tema que se controla cada vez más, aún cuando la ley no describe cómo se debe actuar ante estos eventos al aire libre. Sin embargo, existe una disposición por al cual, cada vez que hay un recital, la productora debe medir adentro el audio y controlar que no se superen de 95 a 100 decibeles. También se debe controlar al exterior. Si no se cumple, el Gobierno de la Ciudad tiene la potestad de multar y/o suspender estadios, como lo hizo con River o Ferro”.

“En River el problema fue la vibración. Cada recital ocasionaba un sismo de tipo 3 en lugares que estaban hasta a 2000 mil metros”, contó.

Finalmente, el presidente de la Asociación Civil Oír Mejor habló sobre las estaciones de monitoreo de ruido con las cuenta la Ciudad: “Hay unas 40, pero la mayoría no son buenas ni están homologadas. Son pocas las que pueden transmitir online los indicadores que registra. Hay que extender la red y completar el mapa de ruido para cumplir con la ley. Solo así se podrá luchar contra el ruido”.

 



Escuchá "Urba-NOS" los martes de 19 a 20 hs. por www.arinfoplay.com.ar

Seguinos en Twitter:  https://twitter.com/#!/RadioArinfo

 

 



 
Comentarios
Enviá tu Comentario