Presencia biodinámica, una técnica para escuchar al cuerpo

El osteópata español Carles Compañ habla de la terapia que desarrolló y de cómo esta influye en las personas que trabajan con mujeres embarazadas y bebés





La Presencia Biodinámica es una técnica que nació hace tres años, fruto del trabajo como osteópata del español Carles Compañ.

 “Con el tiempo, fui investigando la parte más sutil de esta disciplina, la cual se aborda desde la quietud. Se propone una escucha plena de las sensaciones, de las emociones y del cuerpo, que siempre cuenta nuestra historia. Se trata de permitirnos escuchar el cuerpo desde la quietud”, explicó.

Luego, añadió: “La quietud dinámica es un término de la osteopatía. Vivimos en un mundo dual y en todo lo que se manifiesta, la quietud no existe: todo se está moviendo. Sin embargo, yo defino a la quietud como la no oposición al movimiento. Cuando uno no se opone al movimiento de la vida, se da la sensación de quietud y esto implica que uno se deja fluir”.

En diálogo con “Con alma de flores y aromas” en Radio Mente Libre, Compañ sostuvo que esta técnica puede ser muy útil para todos aquellos que trabajen en la atención de mujeres embarazadas, bebés y niños pequeños.

“Es importante poder sanar experiencias de vidas no digeridas. Si el parto realmente fuera humanizado y respetado, el amor afloraría desde un principio. Sin embargo, los médicos y mujeres que atienden los partos que son violentos, aunque no son conscientes de ello. La mayoría de las veces lo hacen bajo la creencia de que lo que hacen es lo mejor. Es por eso que yo propongo un trabajo de sanación de la propia vida y de la propia violencia”, planteó.

El osteópata aseguró que el hecho de ser violentados al momento del parto “deja una impronta y crea un patrón”, por lo que las personas “van actuando violentamente en la vida sin ser conscientes de ello”. Además, planteó que estas experiencias negativas pueden “impedir la maduración” de los sujetos.

“Cuando el bebé llega al mundo, tanto por vía vaginal o por cesárea, desde el primer momento empieza a contar su historia. Si la persona que lo recibe no ha sanado su propia historia, se va a sentir tocada a nivel inconsciente y, en lugar de recibirlo plenamente, lo va a acallar y no va a permitir que se exprese. Es por eso que es importante empezar por nuestra propia historia de vida porque, de lo contrario, esta se vuelve a repetir”, sostuvo.

Compañ dio detalles de cómo se realizan las sesiones de Presencia Biodinámica: “A los bebés no es necesario tocarlos, solo hay que escuchar sus sonidos en resonancia a la historia que las madres verbalizan. Los bebés responden a este relato con el llanto o el movimiento corporal y allí encuentran su espacio para contar cómo se sintieron en esos pasajes de su vida. En los adultos, en tanto, se abre el campo, se pregunta sobre los problemas y se trabaja apoyando las manos en diferentes lugares del cuerpo. Siempre intento buscar la calma en mí para estar en contacto físico con la otra persona que, de manera no consciente, encuentra la quietud. Así, su historia se vuelve coherente y empieza a ser digerida”.

El español también habló de la importancia de permitirnos expresar las emociones: “La emoción es un movimiento, es algo que se siente en el cuerpo y es lo que está ocurriendo en el presente: algo empieza a vibrar y me toca. En general, uno le pone “etiquetas” a las sensaciones y así las deja de sentir, para quedarse con las palabras. Así se pierde la oportunidad de transitarlas y de utilizarlas para crecer”.

“Se nos ha enseñado, por ejemplo, a deshacernos del dolor. Mi propuesta es utilizar la gran herramienta que es el cuerpo para sentir con él por completo. Si el dolor toma más espacio, es menos “doloroso””, remarcó desde los micrófonos de Radio Mente Libre.

Finalmente, definió a las emociones no respetadas como aquellas que  las personas “no se han permitido” o, en el caso de los niños, aquellas que “no se les han permitido”.

“Respetarme es permitirme sentir lo que estoy sintiendo, sin buscar la historia del por qué. De esa manera, la emoción es sentida plenamente, integrada y vivida. Si intento etiquetarla para saber qué la ha causado, intento controlarla. Eso último no sirve para nada. Permitirme el sentir para no exteriorizar violencia es tomar el poder”, concluyó.



Escuchá "Alma de flores y aromas" los viernes de 13 a 15 horas por www.mentelibre.com.ar


 
Comentarios
Enviá tu Comentario