Articulos y Entrevistas

Todos los dias subimos artículos en base al material que generan nuestros programas.

Blog

“El parto se vuelve patológico si no se da toda la libertad a la mujer”

La partera Raquel Schallman denuncia las prácticas que se le imponen a las madres al momento de dar a luz





La violencia obstétrica es una de las temáticas que, de a poco, van saliendo a la luz gracias a la lucha del movimiento de mujeres. La denuncia de las prácticas que incomodan y perjudican a las mujeres durante el embarazo y a la hora de parir fueron los ejes centrales de la Semana del pasto respetado.

“Los partos convencionales están sistemáticamente intervenidos por rutinas que, en general, no tiene fundamentación científica. En la sala de partos actualmente las mujeres están acostadas en una camilla, en una posición horizontal, con las piernas levantadas, encogidas y atadas o sobre un soporte metálico que impide el movimiento. Por lo cual esta mujer, que es el sujeto del parto, se transforma en el objeto, porque no puede mirar a los demás y tampoco nadie la mira a los ojos”, planteó la partera Raquel Schallman.

Luego, prosiguió: “A partir de allí, hay una serie de actos más o menos amorosos, y que pueden llegar hasta lo agresivo, para decirle a la mujer de qué modo debe pujar, cuando este es un reflejo absoluto, tanto como tragar, ir al baño o respirar. También la ansiedad de los que están alrededor hace que se juegue mucha exigencia sobre la mujer”.

La promotora del “Parto libre” también denunció la gran cantidad de cesáreas que se practican en la actualidad: “Hoy los partos vaginales no son la mayoría de los nacimientos. Sí en los hospitales, pero en las clínicas privadas no. Hoy hay solo un 20 al 30% de partos vaginales y los demás son cesáreas. Además, generalmente se hace una episiotomía, que es un corte en la vulva. Esto se realiza en base a muchas excusas, cuando la fundamentación científica está dada solo para un 2% de los casos, no para el 97%.”.

En diálogo con “Mamás con aire de radio” en Radio Arinfo, la especialista manifestó su preocupación por lo que le hacen al bebé ni bien nace: “Está totalmente difundido que este necesita urgentemente del cuerpo y del regazo de su mamá pero, en la instituciones, ni bien se corta el cordón, se lo llevan. Además, si se esperara al menos dos minutos para cortarlo, se disminuiría al 50% la posibilidad de anemia en los recién nacidos”

“Es por todo esto que la propuesta de parto libre está fundamentada por numerosos profesionales, con la idea que cada mujer pueda resolver el nacimiento de su hijo de manera diferente. El parto es el punto máximo del desarrollo bio psico socio sexual de una mujer, por lo cual cada una debería tener el que quiera, después de informarse adecuadamente”, recalcó.

Schallman sostuvo que esa libertad para la mujer debe contemplar la posibilidad de moverse, de parir en la posición que desee, sin ataduras, y con una o dos parteras entrenadas que la acompañen en el mayor de los silencios.

“Es la mamá la que tiene derecho a decidir. El parto se vuelve patológico si no se da toda la libertad. El límite para esta solo se da si aparece algo diferente de lo saludable, normal y seguro. Ahí la partera podrá intervenir verbalmente o como lo considere necesario”, planteó la especialista.

El lema de la semana del parto respetado fue “Silencio: mujer pariendo, bebé naciendo”. “No se trata del silencio de las madres, como se exige en los hospitales, sino del de los que la rodean, con el fin de darle a la mujer la oportunidad de tener el parto que quiera”, distinguió.

Al ser consultada sobre cómo pueden hacer las mujeres para luchas contra las imposiciones del sistema médico, Schallman afirmó: “Los médicos están en un sistema que los presiona. Suelen tomar decisiones en función de qué pasaría si algo saliera mal y actúan de acuerdo a estrategias legales. Casi todos los médicos trabajan desde una formación de usos y costumbres que les deja poco tiempo para preguntarse cosas por fuera del sistema”.

“Cuando se acerca el parto, los médicos dicen que el bebé está muy alto o muy bajo, que es grande o que es chico, que hay líquido o no, y recomiendan programar una cesárea. Frente a esta opinión, cuando una está muy vulnerable al fin del embarazo, acepta cualquier cosa. Habría que ser muy exigente y crítica durante los meses previos”, consideró.

En declaraciones a Radio Arinfo, Schallamn planteó la necesidad de revalorizar la tarea de las parteras de oficio: “Me pregunto por qué las mujeres van a ver los médicos, cuando la medicina es el arte de curar, en lugar de ir a ver las parteras. En nuestro país las escuelas de parteras, dieron lugar a las de obstétricas y estas, a su vez, a las de licenciadas en obstetricia, con una formación bastante parecida a lo de los médicos, por lo que las originales ya no existen”

“Empoderarse es fundamental, ante la maternidad y ante la vida en general. Seguimos viviendo en un patriarcado instaurado hace 6 mil años, aunque no nos demos cuenta. Es útil plantarse sobre nuestros derechos y deseos”, concluyó la partera.



Escuchá "Mamás con aire de radio" los viernes de 10 a 11 hs. porwww.arinfo.com.ar 

Seguinos en Twitter:  https://twitter.com/#!/RadioArinfo


 
Comentarios
Enviá tu Comentario