Articulos y Entrevistas

Todos los dias subimos artículos en base al material que generan nuestros programas.

Blog

“Ni adelante ni atrás de los hombres…al lado”

Un recuerdo de la Dra. Alicia Moreau de Justo y de su legado en la voz de Elena Tchalidy



La presidenta de la Fundación Alicia Moreau de Justo habló con “Las callecitas de Buenos Aires”. En esta rica charla, Elena Tchalidy repasó la obra de la famosa Doctora, la historia de la lucha de las mujeres por sus derechos en el último siglo y su esfuerzo por poner en agenda la problemática de la violencia de género.
 
La Ingeniera Tchalidy, recordó cuáles eran las opciones de vida para las mujeres durante el siglo pasado: “En la década del 40´ había muchas escuelas normales. Las mujeres hacían los 4 años de magisterio, para luego colgar el título en la puerta del ropero y hacer la vida de esa época: casarse, tener hijos y quedarse en su casa”. “Solo algunas, que éramos la excepción, seguíamos el Liceo, lo que significaba la posibilidad de entrar a la vida universitaria.” comentó.
 
“En ese entonces ya podíamos cursar las materias que habían conquistado las anteriores mujeres que lucharon por la educación universitaria para nosotras. Hay que pensar en Cecilia Grierson que fue la primera en recibirse de médica a finales del siglo XIX, luego vino Elvira Rawson de Dellepiane y ya en el año 1914 se recibe Alicia Moreau de Justo.”  explicó la Ingeniera, quien también recordó otras carreras en las que las mujeres ya habían incursionado y las limitaciones para la práctica de su profesión: “Estaba fundada la Facultad de Filosofía y Sara justo era dentista. Recuerdo que la primera abogada no pudo ejercer y las mujeres que eran médicas debían dedicarse solo a señoras y niñas. Los hombres siempre dijeron que nuestros cerebros no estaban preparados para las ciencias duras como matemática, física o química. En ese momento éramos más o menos un 15% del alumnado en la Facultad de Ciencias Exactas. Hoy debemos reconocer que las cosas han cambiado porque llevamos cien años de lucha.”, expresó.
 
Tchalidy también repasó su relación con Alicia Moreau de Justo: “Yo comencé a trabajar con ella diez años antes de su muerte. La Doctora volvió a la vida pública a los 90 años cuando le hicieron un homenaje y se volvió a juntar con sus compañeros socialistas. Corría 1975, un año muy particular con Isabel de presidenta, López Rega dando vueltas por ahí y ya se estaba preparando todo para el 24 de marzo del 1976”. Respecto a la actuación de Moreau de Justo durante esos años nefastos del país, la Ingeniera recordó: “Me acuerdo de Norita Cortiñas y otras madres que vinieron a verla. La Doctora las acompañó en algunas rondas de Plaza de Mayo y se encargaba de firmarles algunos papeles porque decía que sería una vergüenza que los militares le hicieran algo a ella, con la edad que tenía.”.
 
Tchalidy, quien fue declarada personalidad destacada de la Ciudad de Buenos Aires en el 2011, contó cómo nació la fundación que hoy preside: “La fundación nace cuando fallece la Doctora en Mayo de 1986, a los 100 años. Ella nunca quiso homenajes funerarios, entonces sus amigos creamos el once de Octubre de 1986 la “Fundación Alicia Moreau de Justo” para continuar su obra.”. Fue así como comenzaron a  trabajar en cuestiones relacionadas a las mujeres: “Primero eran consultorios gratuitos de abogacía, de justicia y de psicología o psiquiatría para mujeres de escasos recursos. En un comienzo no teníamos ninguna idea preconcebida acerca de a qué nos íbamos a dedicar, pero en las mujeres que venían a consultar por separaciones, alimentos para sus hijos o depresiones, había siempre un fondo de violencia”, recordó. “Yo había traído material sobre violencia del exterior, había estado en la Conferencia mundial de Nairobi, pero la década del 75´ al 85´ fue una década pérdida para nosotras. Cuando hay un gobierno totalitario las mujeres no avanzamos.” 
 
“Los jueces no tenían en cuenta estas situaciones de violencia. Si las mujeres querían denunciar, la policía las mandaba de vuelta a su casa. Esto había sido así durante siglos y milenios hasta que hubo un caso bisagra en nuestro país: el de Alicia Muñoz asesinada por Carlos Monzón.” afirmó Tchalidy y añadió: “En ese momento algunas personas de los medios de comunicación fueron sensibles al tema y ayudaron a que la problemática de la violencia hacia las mujeres saliera más a la luz, esto ocurrió recién a fin de la década de 1980. Allí es cuando se llega a la conclusión de que los hombres pueden matar a la persona que supuestamente aman, a la madre de sus hijos.”.


Todas quellas que quieran comunicarse con los consultorios de atención psicológica de la Fundación Alicia Moreau de Justo pueden hacerlo al (011) 4924-2660
 


 
Comentarios
Enviá tu Comentario